Déjanos contarte nuestra historia

Vamos que se puede

¡Hola! Me llamo Cristián Davanzo, me dicen POLLO, tengo 34 años, estoy casado con la mujer mas jugada del mundo y tenemos a Martín (casi 2 años) y esta es nuestra historia:

 

Muchos hombres lo habrán sufrido en carne propia; las mujeres inventan que roncamos para justificarse cuando duermen mal, acusación de la que mas de una vez fui víctima. Entonces, solo para demostrar que no ronco y que no había nada malo con mi nariz, me hice un chequeo médico (y así aprovechar de demostrarle a la Pipi que estaba equivocada). 

La primera sorpresa me la llevé cuando bajé los exámenes de sangre fue que estos estaban llenos de “asteriscos”, asique se los mandé a mi tío (doctor). Él los miró y me dijo “Pollito, agarra los exámenes entra por urgencia a la clínica y pide que te hospitalicen de inmediato”. Yo pensé que era una de sus clásicas bromas porque con la Pipi y Martín partíamos al día siguiente al sur, asique llamé a mi primo y le mandé los exámenes. La respuesta fue la misma. Escéptico pensé que los dos estaban conspirando en mi contra, asique le mandé los exámenes a un tercer médico; mi suegra… mejor ni les cuento como llegué a la clínica.

 

Y así empezó esta historia; mi primer diagnóstico fue Mielodisplasia Aguda, que, dentro de lo malo, era lo mejor porque me iba a mejorar. Y así fue. Fueron meses de radio y quimioterapia, piezas de aislamiento, trasplante de médula, mas quimio y esperar hasta recuperar mis defensas. Y Llegó el día en que me dieron de alta. Y estuve en remisión. No se imaginan cómo disfruté la vida esos meses, a mi señora, a Martín, mi familia, mis amigos, dormir en mi cama, con mi almohada y ¡discutir con alguien que no tuviese una jeringa en la mano!... placeres de la vida.

Pero la felicidad no fue eterna. El 2020 nos recibió con un notición. Mi Leucemia había vuelto, pero superada y reforzada en la modalidad Leucemia Mieloide Aguda con mutación en el Gen FLT 3+. Los primeros días de enero volví a internarme y empecé nuevamente con la quimio para prepararme para un segundo trasplante de médula. Estaba todo listo, pero el destino dispuso otra cosa; mis exámenes salieron malos y el trasplante tuvo que posponerse indefinidamente, pues la quimio no había surtido efecto. 

 

Fue como que se paralizara el mundo, una espada que me partió en dos, pero tengo a la Pipi y Martín que me retroalimentan de energía día a día. La historia no se acaba acá, se sigue escribiendo pues aun queda esperanza, pero para eso necesito de TU AYUDA. 

Mi SALVACIÓN no está en Chile, son unas pastillas que se llaman Xospata, Gilteritinb, 40 mg y su costo es de $35.000.000 mensuales. Tengo que tomarlas previo y post al trasplante de médula para asegurar la remisión completa de mi cáncer, por lo que, mi tratamiento cuesta $420.000.000. 

 

Esta es mi cruzada, yo mantengo la moral y frente en alto, combato la enfermedad con todo lo que tengo por mi y todos los que han caído en el camino, pero necesito DE TU APORTE para continuar con esta batalla.

 

Muchas gracias por darte el tiempo de leer nuestra historia, y agradecemos cualquier aporte y buenas energías. 

 

Pollo, Pipi y Martín

Gracias por tu apoyo!